“La mort de Guillem” (Carlos Marqués-Marcet).

1- El 2020 ha sido una mierda. ¿Para qué andarnos con rodeos si la RAE nos pone las cosas fáciles? Cualquier sensación (cuestiones de salud a un lado) elevadla al cubo en el caso de la cultura. La precariedad convertida en el peor de los virus laborales. Un año cenizo del que queremos despedirnos en Verlanga haciéndole un corte de mangas y hablando con profesionales del sector que, a pesar de todo, han tenido alegrías que celebrar. Es el caso de la actriz Gloria March, Premio del Audiovisual Valenciano a Mejor Actriz Protagonista por su papel en La mort de Guillem y Premio Un futuro de cine de Cinema Jove (junto a Raúl Navarro). “Recibir ambos con menos de un mes de diferencia ha sido igual de surrealista que el propio 2020, pero en positivo”, me cuenta cuando le pregunto por el contraste de realidades vividas. Gloria hace años que ni vive ni trabaja en València (“ojalá esto cambie pronto”, apunta) y, de repente, “recibo dos premios en casa. De hecho, los premios están en casa de mis padres y me gusta que así sea. Es casi como si no me hubiera estado pasando a mí. En esta profesión tienes que estar preparada para el éxito y el fracaso a partes iguales, y este año es un buen ejemplo de ello. Da mucha alegría que reconozcan tu trabajo, que los directores, productores y directores de casting empiecen por fin a saber que existo, pero lo que más me alegra de estos premios es que sean por mi trabajo en una película como La Mort de Guillem, que es como una declaración de vida. Estos premios también ayudan a difundir la historia de Guillem Agulló más allá de València, y eso es ya un éxito”.

2- Bárbara Blasco ganó el Premio Tusquets 2020 con su tercera novela Dicen los síntomas (aquí puedes leer la entrevista que le hicimos). Un galardón que, en su caso, viene a culminar “un año fabuloso para mí. Un premio literario, un matrimonio recién estrenado, algo de pasta…, pero me he tenido que tragar la escenificación de esa felicidad por miedo a parecer una psicópata indeseable. No, no está bien visto reír en un entierro. He tenido la sensación de bailar a un ritmo distinto de la música que sonaba. Lo cierto es que todo sucede dentro. Si te deja el novio es mucho más fácil que sufras por los que cruzan el mar en patera, por los que huyen de una guerra. Si te toca la lotería, ya puede ganar Trump siete elecciones seguidas. Somos egoístas pero es que ese ánimo global, esa valoración aciaga del año para toda una sociedad no es más que una idea, algo demasiado abstracto como para quedarse a vivir allí”.

3- La dualidad de este 2020 también alcanzó al gestor cultural Juanma Artigot, nuevo director artístico del Teatre El Musical. Incluso podría decirse que de una manera rocambolesca, como si el destino quisiera entretenerse jugando un rato con él. “Empecé el año, precisamente, vinculado al TEM, donde estaba cubriendo una baja. Cuando llegó el estado de alarma todo desapareció, incluida mi vinculación con el teatro. Esos meses hasta verano fueron muy duros. Estaba la vía abierta del concurso a la dirección artística, pero se hizo todo eterno. Si la gente tiene la sensación de que han pasado dos años, para mí han sido como diez”. Fue tan interminable el proceso, y lo veía todo tan lejano, que en el último trimestre retomó otros proyectos. Pero finalmente se confirmó su nombre. “Cuando me llamaron fue un momento muy especial, una alegría inesperada. Recuerdo recibir la noticia de la resolución, tardar un poco en asimilarlo y, enseguida, me fui a abrazar a mi compañera, de manera muy intensa. Ella junto con mi madre, son las que más han sufrido este año por diferentes circunstancias”. Juanma no quiere olvidarse de las otras candidaturas que optaban al puesto y “reconocer públicamente la valía de todos los compañeros”. Su resumen de este 2020, lo hacemos nuestro: “Es un año que, en general, no vamos a olvidar y menos en nuestro sector, ha traído más precariedad y fragilidad para la cultura y la creación, algo que ya venía de hace tiempo y que ahora ha empeorado”. ¡Viva el 2021!