Ilustración: Saida Granero Parra.

1- Una de las cosas que más sorprende al entrar en la Pl. del Miracle del Mocadoret es el panel de azulejos, en una fachada, en el que se recuerda que José Martí (1853-1895), impulsor de la revolución cubana, vivió allí de 1857 a 1859. Sorprende porque no es muy sabido que su padre era valenciano, que él tenía raíces en Campanar, Benimaclet y Meliana, y que residió también en las calles Tapineria y Sagunt y en la provincia de Alicante. Ahora que se han cumplido 125 años de su fallecimiento tal vez ha llegado el momento de revertir la situación. Un verkami (que finaliza a mitad de octubre) pretende hacerlo, no solo recuperando su faceta literaria, sino traduciéndolo al valenciano.

2- Detrás del proyecto se encuentra la editorial Llibres de L’Encobert, que ya puso en las librerías dos volúmenes de cuentos de Blasco Ibáñez en valenciano. Le pregunto a su responsable, José A. López Camarillas, cómo surgió la idea. “Nos parece interesante traducir autores y autoras de origen valenciano que escribieron buena parte de su obra en castellano para normalizar la situación de la lengua y reivindicar esa identidad tan plural que tenemos los valencianos y valencianas. Lo estamos haciendo con Blasco Ibáñez, lo hicimos con Miguel Hernández y llevamos mucho tiempo queriendo hacerlo con José Martí, aunque sea cubano”. Será con Lucía Jérez, única novela escrita por él y “considerada, junto a Azul…, de Rubén Darío como la obra precursora del modernismo latinoamericano”.

3- La edición resultante del crowdfunding incluirá textos de Vicent Baydal, Jordi Sebastià, Rocío Raya y José Luís Grossón, e ilustraciones de Saida Granero Parra. La traducción correrá a cargo del propio López Camarillas, que tiene muy claro la necesidad de rellenar el vacío en torno a Martí. “En primer lugar, para visibilizar el trabajo que lleva haciendo durante años la Asociación Valenciana de Amistad con Cuba José Martí. Creemos que Martí debe ser profeta en la tierra de su padre. Y aunque muchos ignorábamos sus humildes raíces, de manera inconsciente estamos influidos por su trabajo. Desde el famoso Guantanamera hasta los poemas de Estellés tienen un poquito de él. Por otro lado, como profesor de Secundaria me llama la atención que Martí no tenga el reconocimiento que se merece en el currículum. Supongo que son muchas décadas de estigma por sus ideas políticas, pero es el impulsor del Modernismo español. Sus traducciones, el esteticismo que adopta, el verso libre… Sin él sería muy difícil que hubiéramos disfrutado de la misma manera de Lorca, Juan Ramón Jiménez o Miguel Hernández”. Para acceder al verkami, dale aquí.