Que música y danza dialoguen en una pieza escénica no debería sorprender a nadie. Sin embargo lo que hacen en Relay va mucho más lejos. Luis Tabuenca (composición musical e interpretación) y Manuel Rodriguez (coreografía y danza) huyen de cualquier idea preconcebida y crean a partir de la libertad, los conocimientos, los sentimientos, la improvisación y la exploración. El vídeo breve que se incluye en este artículo aporta muchas pistas sobre la pieza que han construido. Además, hemos hablado con Tabuenca sobre ella. Pero lo mejor, siempre, es vivirlo en primera persona. Eso será posible este domingo, 9 de mayo, a partir de las 19.30h, en la Sala Matilde Salvador de La Nau, dentro de la programación del festival Ensems.

¿Cuál fue el punto de partida de “Relay”?

Relay es una composición musical y coreográfica inspirada en la idea del palimpsesto que investiga sobre los mecanismos de olvido y recuerdo que se deslizan por los intérpretes. El objetivo es explorar nuevas formas de interacción entre lo sonoro y el movimiento utilizando la improvisación como herramientas de creación.

En un principio “Relay” se titulaba “Trazos”.

Así es, “Trazos” fue el primer título de este proyecto y nuestra primera colaboración juntos. Se estrenó en 2018 en el Festival Mixtur de Barcelona. El cambio a “Relay” se realizó porque me pareció más adecuado y sintetizaba mejor el concepto del proyecto.

¿Cómo surge, cómo fue y cómo es el trabajo con Manuel Rodríguez?

Conocía el trabajo de Manuel anteriormente y le propuse hacer esta colaboración porque intuía que su lenguaje artístico encajaría bien con el mío. Manuel, además de ser un excelente bailarín, desarrolla su trabajo creativo a través de las artes visuales y esto hace que sus procesos creativos sean similares a los míos.

Desde el principio, el trabajo se fue creando en base a la idea de relevos y sus múltiples acepciones. Con una metodología de trabajo basada en la exploración y selección de materiales propios, el desarrollo de estos en estructuras cada vez más complejas y en el estudio de diferentes formas de presentación escénica adaptable a cada lugar.

En ese diálogo entre la danza y la música, ¿toma la iniciativa alguna de ellas? 


Existe un balance entre ambas partes que hace que la iniciativa se intercambie a lo largo de toda la obra. Intentamos crear dramaturgias cruzadas de manera que no se generen situaciones de dependencia de una disciplina sobre la otra, sino de procesos de alternancia entre ellas.

¿Crees que la danza ha influido tu proceso creativo musical ya no solo 
en “Relay”, sino posteriormente?

La danza siempre ha sido una enorme fuente de inspiración en mi trabajo. Desde 2005, he colaborado con bailarines y coreógrafos de manera constante en diferentes proyectos, algunos de ellos de larga duración que continúan presentándose hoy en día. Todas estas actividades han enriquecido mi vocabulario y han influído en mi proceso creativo. Además, desde hace varios años, mi estudio compositivo ha incluido un proceso de investigación detallado sobre el trabajo de diferentes coreógrafos/as.

Posteriormente a “Relay”, mis ideas en torno a la creación musical en diálogo con otras disciplinas artísticas, ya no solo con la danza, sino con otras áreas de las artes y del pensamiento, me han llevado a la búsqueda de una metodología de creación transdisciplinar ampliando mi trabajo creativo al campo de la ópera.

¿Qué encuentras en ese diálogo que no hayas encontrado en otras colaboraciones?

Con la danza, me atrae sobre todo su similitud que tiene con la música en torno a la idea de transitoriedad y al carácter efímero del movimiento, en el tiempo y el espacio.

¿Cómo trabajáis la improvisación en “Relay”? ¿Qué importancia tiene?

La improvisación nos permite generar nuevos materiales que posteriormente seleccionamos, pulimos y organizamos. Mi experiencia me ha demostrado que en la improvisación afloran ideas que no son posibles de obtener de otro modo. Por lo tanto, aunque sólo sea como medio para dejar volar la imaginación y que surja lo inesperado, considero que es de vital importancia en mi proceso creativo y colaborativo.

“Relay” reflexiona sobre la memoria.

“Relay” está inspirado en la idea del palimpsesto, es decir, en un manuscrito antiguo que conserva las huellas de varios escritos anteriores borrados artificialmente. En nuestro proceso creativo incorporamos dicha idea creando sinergias de interacción en las que íbamos intercalando un solo musical y un solo de movimiento, de tal forma que desarrollábamos el material del otro reteniendo en la memoria el material que acabábamos de ver y/o escuchar, hasta fijar, por capas, la obra.

 

Ensems 2021 en Verlanga:

Ensems 2021, la música como isla, refugio y paraíso