“Tereza37” (Danilo Serbedzija).

Decía Woody Allen hace unos días, en una entrevista, que los festivales deberían ser escaparate de películas más artísticas, menos comerciales, las que normalmente son maltratadas. El cineasta neoyorquino estaría encantado con la Sección Oficial de la Mostra de València, que se celebra del 22 de octubre al 1 de noviembre. Once cintas, todas inéditas en España, de países como Portugal, Siria, Macedonia, Grecia, Italia, Croacia o Egipto optarán a las Palmeras de Oro, Plata y Bronce. Estas son:

Favolacce (Fabio y Damiano D’Innocenzo)

Verano, una urbanización a la afueras de Roma, niños y adultos, mucho calor, mucha tensión… la segunda película de los hermanos D’Innocenzo, Favolacce, promete incomodidad en la butaca. Reconocen su humor negro y macabro (lo justifican por las tragedias familiares que vivieron de pequeños, como el asesinato de sus tíos) y, también las influencias en su particular universo creativo, de alguna u otra manera, de Raymond Carver, los Hermanos Grimm, algunos cuentistas rusos, Coppola, Rossellini, Los Simpson, The Wire, John Cassavetes, Dawson crece, Robert Altman e, incluso, el pelo del futbolista Totti en la recreación de un personaje. La película ganó el Premio al Mejor Guión en la Berlinale e hizo doblete en los Globos de Oro italianos.

Kala Azar (Janis Rafa)

Ópera prima de la griega Janis Rafa, premiada en los festivales de Rotterdam y Hong Kong, que cuenta la historia de una pareja que trabaja en un crematorio para mascotas. El título, Kala Azar, podría traducirse como leishmaniosis. Rafa procede del mundo del videoarte (el film se ha proyectado, por ejemplo, en el MoMA) y voluntariamente ha querido trasladar a la cinta algunas señas de identidad del mismo, como la escasez de diálogos, la presencia de repeticiones, la intención de que todo sea circular al mismo tiempo que el círculo no se cierra, en definitiva como ella misma reconoce no quiso ajustarse a los cánones narrativos más propios de una película de ficción.

Willow (Milcho Manchevski)

Milcho Manchevski debutó con Antes de la lluvia hace veintiseis años. Consiguió una nominación al Oscar y ganar el León de Oro en Venecia, ex aequo con Viva el amor, de Tsai Ming-liang. Ahora aterriza en la Mostra con su última cinta, Willow. El macedonio (afincado en Nueva York) “se sirve de tres historias interconectadas, protagonizadas por mujeres, para plantear una profunda reflexión sobre el control de sus cuerpos, la tradición, la lealtad, la crianza y la adopción”. Un film que viaja de la Edad Media a nuestros días, rodado en su país de origen, con actores de allí habituales en sus repartos, y que en la crítica de The Hollywood Reporter califican como una de sus mejores películas, que invita al espectador a reflexionar una vez abandona la sala de cine, al tiempo que destacan la fotografía de Tamás Dobos.

Luxor (Zeina Durra)

Diez años han pasado desde el debut largo de Zeina Durra. Luxor, su segunda película, cuenta la historia de Hana (Andrea Riseborough, a la que recordaréis por Birdman o por la reciente serie de Amazon ZeroZeroZero), una arqueóloga que se toma un año sabático y viaja hasta la ciudad egipcia de Luxor donde se reencontrará, casualmente, con un antiguo amor. La cinta, que nació de un sueño que tuvo la directora, se rodó en solo dicieciocho días en Egipto. La cineasta ha reconocido en varias ocasiones que se siente en deuda con Cleo de 5 a 7 (Agnès Varda, 1962) por todo lo que le enseñó. En palabras de Durra, Luxor es una historia sobre la esperanza, sobre las segundas oportunidades.

Tereza37 (Danilo Serbedzija)

El croata Danilo Serbedzija empezó a pensar en Tereza37 en 2012. Fue cuanto tuvo sus primeras conversaciones sobre el film con la actriz Lana Baric, que acabaría firmando el guión y protagonizando la cinta. Baric da vida a una mujer marcada por haber sufrido varios abortos, a la que el propio director califica como una persona común, ni héroe, ni antihéroe, pero que eso sí, vive con la presión del entorno por no haber tenido aún hijos. Tereza37 es la primera película del cineasta en la que no participa su padre, Rade Serbedzija, del que si buscáis una foto en google le reconoceréis como un secundario habitual en algunas producciones de Hollywood de los 90 y 2000 como El Santo, Snatch: Cerdos y diamantes o Misión Imposible 2. Curiosamente, Rade también formó parte del reparto de Antes de la lluvia, ópera prima de Milcho Manchevski, que como contamos unos párrafos antes, también participa en la Sección Oficial de esta Mostra con Willow.

Zana (Antoneta Kastrati)

Antoneta Kastrati era una adolescente cuando vivió la guerra de Kosovo. Su madre y una de sus hermanas fueron asesinadas. En Zana vuelca toda su experiencia vital del conflicto bélico y la posguerra para reflexionar sobre “el patriarcado y las creencias construidas por la sociedad que encarcelan aún más a las mujeres”. De hecho, la protagonista es presionada para que vuelva a ser madre después de haber perdido a un hijo. Kastrati ahonda en los traumas y las secuelas que dejan en los seres humanos las experiencias terriblemente dramáticas, y lo hace añadiendo elementos paranormales y fantásticos. Zana fue seleccionada por Kosovo para representar al país en los Oscar.

Mosquito (João Nuno Pinto)

Mosquito, del portugués João Nuno Pinto, fue la encargada de abrir la última edición del Festival de Rotterdam. Basada en hechos reales sucedidos en 1917, en Mozambique, en lo que el propio director califica como el Holocausto africano silenciado, “narra el viaje al corazón de las tinieblas de un joven que se alista en el ejército en busca de gloria y se encuentra con el infierno”, lejos de lo que pensaba iba a ser su participación en la Primera Guerra Mundial. Una suerte de road movie, con la malaria de fondo, y una apuesta decidida por mostrar los horrores de la guerra sin necesidad de enseñar sangre o cuerpos mutilados por el suelo. Lo que como, indican desde la Mostra, le ha valido que la crítica la califique como una mezcla entre Apocalypse Now; Aguirre, la cólera de Dios y Senderos de gloria. De hecho, como Nuno Pinto reconoce, el rodaje tuvo algo del sufrimiento de los de las dos primeras.

La viajante (Miguel Mejías)

“Ángela, una fotógrafa treintañera encerrada en una vida de rutina y silencio, se embarcará junto a su cámara en un viaje sin rumbo a bordo de un Ford Taunus del 85. Aceptando así, su verdadera naturaleza”. Así presentaban La Viajante en el crowdfunding que pusieron en marcha (y finalizaron con éxito) para conseguir su financiación. Primera película del tinerfeño Miguel Mejías, cuenta con (su musa) Ángela Boix (Diamond Flash, Gente en sitios), en el papel principal. La representante española en la Sección Oficial de la Mostra se ha podido ver en el Shorts International Film Festival de Trieste donde la crítica apuntaba ecos de Erice y Angelopoulos en sus fotogramas.

Paysages d’automne (Merzak Allouache)

Merzak Allouache es uno de los grandes nombres de la cinematografía argelina. En su filmografía se puede diferenciar dos etapas, una primera centrada en la comedia, y una posterior que pone el foco en la realidad política, social y económica de su país. A este segundo grupo pertenece Paysages d’automne, “retrato del país después de las primaveras árabes, que utiliza maneras de thriller para mostrar una Argelia a merced de una red criminal en la que están involucrados miembros de los principales partidos políticos, policías y organizaciones criminales. El personaje principal es una periodista que investiga una serie de asesinatos de niñas vinculadas a una red de prostitución, y que sufre la fuerte presión de diversos grupos que protegen a los proxenetas responsables”.

Between Heaven and Earth (Najwa Najjar)

“Es un tipo de visión diferente de cómo la gente nos ve. Nos han deshumanizado en la televisión y en las películas israelíes y de Hollywood”. Así de clara se mostraba la palestina Najwa Najjar al hablar de las intenciones de su película Between Heaven and Earth en una entrevista del año pasado. Ganadora del Premio al Mejor Guión en el Festival de El Cairo, el film (que surgió a partir de una conversación que tuvo la cineasta con la dueña de un puesto de falafel y que le permitió descubrir una realidad palestina que desconocía, los Guardianes de Iqrit) mezcla dos tramas que acaban encontrándose, por un lado a una pareja en proceso de divorcio y, por otro, el secuestro de miles de bebés recién nacidos de inmigrantes árabes judíos. Cuenta Najjar que para preparar la película se dio un buen atracón de cintas que pudieran tener algo de road movies, de Jim Jarmusch Thelma & Louise, pasando por La Strada o Fresas salvajes.

The End Will Be Spectacular (Ersin Çelik)

The End Will Be Spectacular es el primer largometraje de ficción producido por la Comuna de Cine de Rojava (Siria), creada en 2012 por un grupo de cineastas kurdas, siguiendo la línea de autogestión comunitaria que se estableció en la zona frente al poder exterior. La cinta de Ersin Çelik “relata el sitio de cien días a que fueron sometidos los kurdos por parte del ejército turco en la ciudad de Diyarbakir en 2015. Algunos de los supervivientes de aquellos hechos encarnan a los personajes, lo que aumenta la fuerza dramática de una película narrada a través de los ojos de una joven kurda que regresa a su lugar de origen”.