Un vermut con...

Un vermut con Jacobo Pallarés

Jacobo Pallarés.

Soy Jacobo Pallarés, de Gandia. Creador y gestor. He hecho muchas cosas en mi vida, desde entrenador de futbito 15 años, camarero 20 veranos, secretario unos meses… hasta que pude vivir de esto y no solo con esto. “Esto” son las Artes escénicas, la cultura. Soy codirector del proyecto inestable con mis dos socios y amigos, Maribel y Rafa. Soy presidente de la Red de Teatros Alternativos desde 2014, una red de 47 salas privadas o del tercer sector que resisten cada día los empujes de los políticos y de sus políticas. He tratado de internacionalizar tanto la Red como proyecto inestable y aún no he muerto en el intento, pero casi. Hablaba mucho de internacionalizar las infraestructuras, de ida y de vuelta, pero estoy viendo que todos estamos mejor trabajando en el día a día, en lo más cercano, en lo nuestro y que para qué traer a alguien de fuera o salir fuera. Yo sigo creyendo que es fundamental mantener vivo ese diálogo pero el cansancio hace mella.

Me bautizaron hace años como el empecinado. Lo sigo siendo. Sigo creando piezas posdramáticas, editando revistas de artes escénicas, creando proyectos a largo plazo de residencias para unir esfuerzos y conseguir paliar la precariedad que nos ha machacado estos años y que al parecer nos está socavando también el pensamiento. Y ese es mi objetivo en la década de los Felices 20 que nos sobreviene: ser feliz y crear y potenciar proyectos felices con los que consigamos sortear precariedades como sector y como seres críticos y sociales.

 

Un disco: El que sea de Leonard Cohen, o Nick Cave, o Tom Waits, por favor. Esas voces rotas y tristes con las que me mantengo jodido, triste pero vivo.



Una película: The road, de John Hillcoat (triste y desoladora, como padre) y Gerry, de Gus Van Sant (me cambió la forma de colocarme dramatúrgicamente).

Un montaje escénico: El verí del teatre de Sirera en la sala Moratín en el 95 y Pink Unicorns de la Macana, o Crónica de José agarrotado de loscorderos.sc, o Borrones de los que quedan, o Birdie de Agrupación Señor Serrano, o La cenicienta de Lindsay Kemp, o How long is now? de Balletto Civile, o La historia de Ronald, el payaso de McDonald’s de Rodrigo García… o…. todas aquellas piezas que no han ido a ninguna parte y nadie las nombra

Una exposición: 

-

Un libro: El jinete polaco de Molina, Soldados de Salamina de Javier Cercas, El tambor de hojalata de Grass, cualquiera de Bolaño, La colmena de Cela, Rayuela de Cortázar, Amadís de Gaula, Canadá de Richard Ford, Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán… hay tantos libros buenos en mi vida, y por leer, como granos de arena en la playa de Gandia.

Una serie: The Leftovers, con la música bestial, a las 12 de la noche con los cascos

Una serie de animación: Bola de Drac de los 80, en casa de mis padres, por la tarde.

Una revista: Primer Acto y Red escénica

.

Un icono sexual: Mi pareja, Laura. Siempre.

Una comida: Mi paella de los domingos y la de mi cuñado Fredi. Tanto arròs a banda, como paella valenciana. E, incluso, las dos a la vez

.

Un bar de Valencia: La cafetería de Richard y su charla de la mañana.

Una calle de Valencia: Luis Oliag, la calle de mi infancia en València en casa de mi abuela.

¿Con quién te tomarías un vermut? Con Vicent Marzà, para hablar de imposibles, de locuras, de deseos, de los felices años 20 que vienen.