Ciudad

Viaje a las entrañas de la Torre Miramar

Un mail. Unas fotos. Una historia. Gratas sorpresas. Alguien nos escribe para contarnos que es aficionado a la exploración urbana (ese fascinante hobby que consiste en visitar lugares abandonados) y que, por fin, había accedido a un sitio al que tenía muchas ganas de entrar.

Se trataba de la Torre de Miramar. Inaugurada en 2009, formaba parte de un complejo compuesto, en un principio por un paso inferior de 300 metros de longitud, una plataforma superior con tres fuentes y dos rotondas, además de nuestra protagonista de hoy, situado todo sobre el túnel de la avenida Cataluña y el acceso a la ciudad por la V-21. Acabó costando 24 millones de euros, en lugar de los 14 presupuestados. Sólo estuvo tres meses abierta. El infantil enfrentamiento obsesivo del Gobierno de Rita Barberá a todo lo que surgiera del de Zapatero provocó que se cerrará después de una avería en el ascensor. La ya casi exalcaldesa argumentaba que el proyecto no interesaba a los ciudadanos y dudaba de su rentabilidad económica, porque serían necesarios dos ordenanzas y el cobro de entrada. Lo curioso es que lo hiciera una vez terminado y olvidando que la inclusión de la torre en el proyecto final fue una decisión del Gobierno de Aznar en 1997 (y que Zapatero heredó) consensuada con el poder local que ella ostentaba. El resultado fue una vez más dilapidar dinero público y cooperar a que Valencia tuviera uno de esos grandes eventos que tanto le fascinaban: La ciudad de los edificios zombis. Hoy, gracias a nuestro colaborador anónimo, podéis visitarla. Estas son sus palabras y sus fotos.

Torre de Miramar. A pesar de su nombre, desde lo alto (incluso desde su cubierta) de este mirador de 45 metros de altura apenas se intuye el mar. Al no haber podido subir en el corto tiempo que estuvo abierto al público (cerró a los pocos meses de su inauguración) quise investigar una posible entrada así que junto con A anduvimos probando varias opciones. Al final, conseguimos abrir un pequeño acceso así que nos pusimos en contacto con el fotógrafo Enrique Escandell para documentarlo.

El lugar está totalmente abandonado y ciertamente las vistas son penosas (tratándose de un mirador), igual que la de cualquier edificio de altura similar de la zona. Todo esto sumado a que fue construido en plena crisis no hace mas que cerciorar que se trató de alguna operación de nuestra amiga Rita y compañía.

Al final, conseguimos acceder a la cubierta para ver amanecer que era realmente nuestro objetivo.

Todas las fotografías son de Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.

Foto: Enrique Escandell.