Música

Un día para celebrar la música en directo

Mercury Rev.

La música en directo en València no sería la misma sin Tranquilo Música. Podrían jugar sobre seguro, pero les puede su pasión y cuando tienen oportunidad inventan proyectos bien suculentos. Ahí está su Ciclo Popular Songs, que el año pasado programó a Mark Eitzel, The Pains of Being Pure at Heart o Fantastic Explosion entre otros y que este mes de octubre trae a la ciudad a The Wave Pictures, Anna Calvi, Javiera Mena, We are Scientists, Elvis Perkins y Escape-ism. O la fiesta que se han montado para este viernes, 21 de septiembre, en La Rambleta, Un Día Tranquilo, con una alineación de lujo que ya quisieran muchos festivales: Mercury Rev, Masego, The Monochrome Set, Findlay y La Plata.

Mercury Rev tardaron solo cuatro discos en facturar un álbum, Deserter’s Songs (1998), que si no es una obra maestra poco le falta. Algunas canciones de su trabajo anterior, See You on the Other Side (1995), pareció abrirles lo ojos de lo que debía ser el camino a seguir. Algo sencillo. Demostrar que debajo de aquella inclasificable maraña sónica había canciones. Sí, eso del árbol y el bosque. La banda estadounidense guiñó un ojo a Brian Wilson, otro a The Band (Levon Helm y Garth Hudson pusieron su granito) y chasqueó los dedos como The Beatles. Espolvoreó de gracejo navideño alguna composición, capturó algunas melodías simplemente perfectas y midió al milímetro su grandilocuencia. El resultado fue la inmortalidad. Veinte años después de su publicación, Jonathan Donahue y Grasshopper andan embarcados en una gira acústica para celebrarlo, que hace parada en este día tranquilo.

The Monochrome Set también están de aniversario. Cuatro décadas desde que empezaron se cumplen en este 2018. Una banda que acumula elogios de Graham Coxon, Johnny Marr, Norman Cook o Alex Kapranos. Y a los que la etiqueta post-punk se les quedó descolgada hace varios años y discos. Con personalidad propia, pero con la habilidad para pasar por su batidora los mejores momentos de, por ejemplo, bandas tan dispares (o no) como Love, The Kinks o The Doors, mantienen la inspiración al día y la facilidad para parir hits efervescenetemente melancólicos y casi efímeros.

Masego respira beats y eso se nota en su música. El trap, el jazz y el house no estaban tan lejos antes de que él los combinara con elegancia. Esa querencia de los tres estilos por alargar estrofas y fragmentos, buscando un extra de emotividad y un plus creativo, los hermanaba. Solo faltaba que alguien los moviera como hacen los trileros con sus vasos y epatara al respetable jugando con el resultado final.

Findlay tiene madera, y canciones, para acabar en otra Liga, esa que llena estadios, a pesar de que su pasado decepcionante por una multinacional puede que le cause alergia solo de pensarlo. Pero su repertorio es dinamita pura, de ese que incendia escenarios a golpe de melodías y ritmos electrónicos de base negra, muy negra. Su único disco, Forgotten Pleasures, es como una ametralladora del que se sentirían orgullosas las riot grrrl o TLC al mismo tiempo.

La Plata solo han necesitado un disco de diez canciones (Desorden), directos de menos de media hora y una colección de hits tan luminosos como tibiamente oscuros para que nadie olvide su nombre. Los valencianos rescatan el pop siniestro de los ochenta para llenarlo de estribillos adictivos e impulsarlo fuera de su parte más teatral. Versionean a Aviador Dro y Décima Víctima y es imposible (y poco aconsejable) mirarles desde lejos.

Horarios:

18.30h: Findlay (Ram Club)

20h: The Monochrome Set (Auditorio)

21.30h: Masego (Ram Club)

23h: Mercury Rev (Auditorio)

1.00h: La Plata (Ram Club)

Entradas: 35€ / 40€