Un paseo musical por...

Arrancapins

Foto: Miguel Ángel Puerta.
Foto: Miguel Ángel Puerta.

Seguimos paseando por Valencia con las canciones que nos sugieren cada barrio. Es el turno de Arrancapins, cercano al centro, pero con las particularidades de unas calles tranquilas. Limitado en los laterales por las Grandes Vías (Ramón y Cajal y Fernando el Católico por un lado; y Pérez Galdos y Giorgeta por el otro) y en su cabecera por la Estación del Norte y Ángel Guimerá y Erudito Orellana.

Portada_arrancapins

Arrancapins es un barrio en el que confluyen calles casi de barrio residencial, con porteros en las fincas, algún parque amplio y cuidado, numerosos negocios e incluso fruterías de autor (hablamos de la calle Albacete) con otras propias de barrio obrero, peor iluminadas, con aceras irregulares, pero también llenas de tiendas que atesoran pequeños tesoros (sí, nos referimos a cierta librería / quiosco de la que no daremos más pistas), amén de ese quiste urbanístico (difícil de clasificar) que es el pegote que hay en el cruce del Pasaje Ventura Feliu con San Vicente Mártir. Y esa dualidad está presente en nuestra selección, con ritmos más pausados que invitan al paseo elegante (Acid House Kings, Damon Albarn) o la rabia urbana del que pisa la calle con orgullo de clase (Novedades Carminha).

Imposible mantenerse ajeno a algunos de los iconos del barrio. Esa Finca Roja que podría acoger una inmensa pista de baile (Lasers) o un concierto inolvidable lleno de orquestaciones, arreglos y melodías bonitas (The Divine Comedy). El último cine X de la ciudad (The Upstroke abren y cierran, por ello, la selección). El tristemente desaparecido y mítico videoclub Teles al que Sokolov le dedicaron un temazo. O la majestuosa Parroquia de Nuestra Señora del Socorro, en la que Arcade Fire morirían por grabar un disco.

Pasear por Arrancapins es igual de placentero un martes por la noche (El Último Vecino) que un domingo por la mañana (The Velvet Underground & Nico). En sus numerosas terrazas es seguro que, antes o después, oirán el deje típico del habla argentina (Él Mató a un Policía Motorizado, Vicentico) y se toparán con jóvenes, y no tan jóvenes, con ciertas inquietudes musicales (Vampire Weekend, Joana Serrat), porque de algo se tiene que notar estar tan cerca de algunas de las mejores tiendas de discos de Valencia.