Cuando no esté Lola (Cristina Orosa y Beatriz Romero, 2020).

Poco más de trece minutos y medio. No necesita más. Cuando no esté Lola (Cristina Orosa y Beatriz Romero, 2020) es un puñetazo en la cara de nuestros dramitas pequeñoburgueses de andar por casa que tanto nos hacen poner el grito en el cielo. El ombligo roto en dos mil pedazos. Ayer se pudo ver en la primera jornada de secciones oficiales de Dona i Cinema (se pueden seguir también por Filmin) y su recuerdo acompañará durante varios días. Se trata de un cortometraje documental protagonizado por Jose Mª Pendón y Lola Lozano. Él es sordociego, ella es su madre. A los 16 años se intentó suicidar incapaz de soportar su destino, estuvo un mes en coma y despertó. Se siente solo y marginado, no es feliz, llora cuando piensa en lo que está por venir. Y mientras cuenta todo esto, Lola mantiene la entereza y la serenidad. La película no elude ningún tema espinoso (la nefasta relación con el padre ya afortunadamente ausente, sus enamoramientos, como se le negó realizar el trabajo final del ciclo que cursó…), pero cuando afronta el futuro al que hace referencia el título, el film se multiproyecta en nuestro cerebro. La conversación entre ambos es la razón de ser del corto y por eso, apenas les vemos fuera de ella, no hace falta. ¿Para ti es importante la cultura?, le pregunta Lola. Jose Mª contesta afirmativamente hasta tres veces seguidas y luego explica que intenta, lucha y practica para que “mi cabeza tenga cultura y sea todo más fácil”.

Apabullante, pero por otros motivos, resultó también el largo documental Are you there? (Maartje Nevejan, 2020) en torno a la epilepsia de ausencia, un cortocircuito en palabras de un testimonio científico de la película. Se trata de un apasionante (y delicadamente reconstruido) viaje al interior de la enfermedad de la mano de algunos de los que la sufren y de cómo interpretan ellos lo que viven. “No entendía el mundo normal ni el otro que se me había dado”, confiesa una de las afectadas. La cultura vuelve a ser determinante gracias a un programa en el que de la mano de artistas ven plasmadas en obras sus sensaciones.

Del resto de la jornada destacó el corto de animación Mother and Milk (Ami Lindholm, 2019) , una desopilante historia en torno a la maternidad, centrada sobre todo en la lactancia; la valenciana ¿Sigues ahí? (Mónica Zamora, 2020), pieza corta de ficción rodada en el mes de abril en pleno estado de alarma, de creciente ritmo y tensión, sobre unos amigos que se conectan vía Zoom y les sucede algo inesperado; The visit (Azadeh Moussavi, 2019), cortometraje también de ficción, aunque basado en una historia real, en el que el costumbrismo, en sus varias facetas, sirve para dibujar el duro panorama (brillante el paralelismo que establece con el trabajador que intenta desembozar una acequia llena de barro) de la libertad de expresión en Irán; o el documental corto Solo son peces (Ana Serna y Paula Iglesias, 2019) sobre el proyecto que llevan a cabo varias mujeres de criar peces en el desierto en una piscifactoría.

Las proyecciones se completaron con el primer largo de ficción a concurso, Gui Qu Lai Xi – Feelings to Tell (Wen Li, 2018), excesivamente deudor de la tradición cinematográfica china; Transparent, The World is (Yuri Muraoka, 2019), videocreación muy potente a nivel de imagen, que crece exponencial a la música de Mendelssohn, sin renunciar a la ironía incluso en los pasajes más, digamos, épicos; After Hours (Tina Willgren, 2019), también de la sección oficial de videocreación, que peca de bucle sonoro y visual; y XY (Anna Karin Lárusdotti, 2019), corto de ficción islandés que se va descongelando en interés a medida que avanza la narración.

 

Dona i Cinema en Verlanga:

Las 10 películas que no puedes perderte de Dona i Cinema