Aperitiver

Canciones para encontrarse a uno mismo

Daniel Rosell tiene dos discos, distintos pero coherentes. El primero, “Algo intuitivo”, autoeditado, cantado en castellano, lo emparenta con Caetano Veloso o Silvio Rodríguez. El segundo, “Hakone” (Mésdemil), integramente en valenciano, sigue la estela de Bon Iver, Josh Rouse e incluso Senior.

Alegría de vivir

La manera más fácil de definir a Odd Cherry Pie es apuntar que hacen música folk. Pero eso sería tan cierto como injusto, porque sus canciones tienen ese detallismo diferencial que otorga el violín, la frescura propia de las melodías pop y el calado de muchas horas escuchando a clásicos de verdad para buscar su propio camino.

La elegancia de la tristeza

En el punto exacto entre la epicidad y la melancolía, entre el rock de guitarras y la psicodelia emergente, entre la tristeza sónica y las luminosas melodías. Justo ahí se sitúan Lost River Bastards, grupo valenciano que anda enfrascado en la grabación de su segundo disco, “First II”, continuación de las tres canciones que dieron lugar a “First”.

Una entrevista no musical a Parade

“Amor y ruido” es hasta ahora su disco más reciente, aunque para el 2016 ya se anuncia nuevo trabajo. Y, como es marca de la casa, está lleno de adictivas historias de amor y desamor, ciencia ficción recoleta y personajes de los que uno se haría, sin pensarlo, presidente de sus clubs de fans. Pero en esta ocasión no vamos a hablar de música con él o, al menos, muy poco.

El chico que vino del espacio

Con Ramírez se acumulan las etiquetas y los calificativos. Su riqueza sonora ha explosionado en un magnífico disco de debut (“Book of youth”), en el que el pop, el folk, la psicodelia y todo lo factible de ser facturado artesanalmente con gusto tiene cabida. ¿Syd Barret meets The Magnetic Fields?

Cuando la distancia no es el olvido

“Una ciutat invisible” es el segundo disco de Tardor, once descargas de rock nervioso de guitarras, con cierto aire épico y algún que otro guiño pop. ¿The Killers a la valenciana? Sería demasiado reduccionista. Canciones como “Ontàrio” o “Vint-i-set” les ponen muy delante en la pole position.

Pómulos, mandíbulas y corazones contentos

Lanuca (Ángela Bonet) tiene nuevo disco, “Gran Mandíbula”. Un álbum de siete temas que, como se puede leer en su contraportada, “está dedicado a todos los que sondean el abismo al menos dos veces al día”.

Jesús les ama

The Obleans (Lola Bonet y Nick Perry) son como si The Moldy Peaches hubieran nacido en esta ciudad. Antifolk con denominación de origen. Después de un tiempo sin tocar, han vuelto a los escenarios. Este sábado estarán abriendo los Aperitiver de marzo.

El largo y reposado camino

Nanga Parbat practican folk ambiental, donde el nervio muta en fibra, ideal para caminar entre sus estrofas, lleno de matices y mimos, en los que cierta psicodelia espacial asoma sin agobiar y hacer perder la esencia a la canción.

Canciones que hacen revivir

Second Coming ya llevan casi veinte años juntos. Grabando canciones, dejándose la piel en los conciertos, rindiendo tributos a sus héroes musicales y derribando límites estúpidos todo ese tiempo. Nunca han ocultado su querencia por el revival mod británico, pero eso sí sin renunciar a otros sonidos como el brit pop o las melodías de origen mancuniano.

Cualquier tiempo futuro es mejor

Indagar en el currículum de los miembros de The Grannies Band es como hacer una visita guiada por la música de esta ciudad, en los últimos años. Juntos dan fruto a melodías que beben tanto del beat británico clásico como del poder exponencial del rock and roll.

La extraña pareja

Antonio Chumillas y Ubaldo Fambuena son Harpeta Duet Blues. Ambos aparcan, por un momento, sus responsabilidades en Doctor Divago y Cuello, respectivamente, y se entregan en cuerpo y alma al blues, el folk y el rock and roll de quilates.

Radiante Estrellabrillante Tamarit

San Francisco es el nuevo proyecto personal de Paco Tamarit (Señor Mostaza, Serpentina,…), en el que el softpop y el pop folk español de los 70 están muy presentes. Letras entre la melancolía, el amor y la ironía, para unas canciones que podrían tener como referentes españoles a Parade, Vainica Doble, Malcolm Scarpa, La Casa Azul, José y Manuel, Nuevos Horizontes o Los Planetas.

El tiempo de los valientes

“El temps del llop” (editado por Mésdemil) es el título del primer disco de Gener. Once canciones en las que combina la aridez del folk de raíces americanas con la multisonoridad del Mediterráneo. Jeff Buckley, Fleet Foxes, Elliot Smith o Arthur Caravan son algunos de los referentes que van acompañando el discurrir del mismo.

Rock and roll pervertido

Aullido Atómico son puro rock and roll y diversión, demoledores estribillos, contagiosas melodías que incitan al baile descocado, instrumentales trotones, coros que parecen aullidos, letras sobre chicas, aires surf, blues pantanoso, retazos punk, actitud y un puñado de buenas canciones.

Canciones altamente adictivas

Sólo hay tres canciones en su bandcamp, pero son suficientes para caer rendidos ante la rotundidad que despliegan. Aires psicodélicos perfectamente engarzados en unas canciones (ahora más pop, ahora más rock) con un potencial tremendo. Señores y señoras, Holy Paul no descubren nada (ni ganas), pero si te atrapan con su lazo, estás perdido.

Cuando la melodía manda

Canciones pluscuamperfectas, estribillos pegajosos, melodías tarareables, estrofas que piden a gritos ser coreadas, … un grupo 100% Juan de Pablos para entendernos. La juventud eterna en cápsulas de menos de tres minutos. No hemos encontrado mejor manera para empezar los Aperitiver del 2015 que con Tipos de Interés.

Las canciones infinitas de Alberto Montero

Basta escuchar “Puerto Príncipe”, la canción que abre y da título al tercer disco de Alberto Montero, para entender que con él las etiquetas se quedan muy pequeñas. Montero abrió los Aperitiver de 2014 y ahora los cierra.

Canciones de ida y vuelta

Moonflower tiene un segundo disco a punto de ver la luz. A poco que siga la estela de su debut, “First Time”, será una estupenda noticia. Entonces fueron trece canciones que, tan pronto, apostaban por las melodías más dulces, como se decantan por pasajes más áridos en la mejor tradición del rock alternativo de los noventa

La disolución doméstica de la conquista del Oeste

La hiperactividad creativa de Néstor Mir llega al Aperitiver. Un músico en continua reinvención (como lo demostró con su último disco hasta la fecha, “La disolución doméstica”) al que le interesan todos los formatos posibles (canción, novela, obra de teatro) para contar historias. Promete concierto con sorpresas, transformando la formación en Néstor Mir Quartet

Cargando

PUBLICIDAD

Septiembre suena…

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Newsletter




* Campo obligatorio

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD