Julia Reoyo Segura. Foto: Valentina Paz Henríquez Ortiz.

Soy Julia Reoyo Segura y para escaquearme de la típica presentación en la que digo que soy fotógrafa (Caixa Fosca), cántabra, con 33 años y prácticamente sin haber salido de Benimaclet en últimos 10, lo que he hecho es pedir una frase sobre mí a quienes bien me quieren. He aquí algunas verdades como puños y otras distorsiones de la realidad sobre mi persona.

Maria revela que le regalo bolas de pelo para que, si muero, alguien me clone en en futuro. Mi hermana opina que soy una pesada y una intensa desconocedora de la escala de grises. Según mi padre soy una superviviente nata y para mi madre “alguien inefable” (lo he tenido que buscar). Alejandro me define como la pseudo perfección aritmética del sentido común, con un poquito de exigencia y dos cucharadas de manga ancha. Según él, mi cerebro ama lo que le rodea, pero sólo si yo se lo permito. Para Sven soy, entre otras cosas adorables, sensible, creativa, (auto)critica, inteligente, guapa e inexplicablemente soltera. Sara dice que soy una tía honesta y que no me invento la vida, que busco lo mágico en lo cotidiano. Valentina quiere que el mundo sepa que hago pis con la puerta abierta pero que he mejorado con el tema de fregar los platos. Para Clara soy esa amiga que puede decirte con palabras o con una foto: esta es tu mierda y esta es tu belleza, así en crudo, con una sonrisa y con cara de chica del norte en plan no me afecta esto que te estoy diciendo. Dani me define cual animalillo del bosque al que ningún otro devora, por que nadie está preparado para asumir su pérdida. Y por último, alguien a quien nunca he visto dice que soy el desastre por conocer…

Un disco: Above, de Mad Season es el disco que he debido de reproducir más veces en mi vida, pero ahora me quedo con Transformer, de Lou Reed para los domingos por la mañana.

Una película: Últimamente miro algunos detalles de mi casa y pienso en que me gustaría mucho volver a ver Hierro 3, de Kim Ki-Duk.

Un montaje escénico: Atlas, de Tatiana Clavel (La Coja Dansa).

Una exposición: Siento una especie de flechazo cuando veo expuesta alguna fotografía de Duane Michals. Como si hubiera encontrado un tesoro por casualidad.

Un libro: Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach.

Una serie: Los Soprano y Anatomía de Grey.

Una serie de animación: Pinky y Cerebro.

Una revista: La no-extinta pero si pausada en busca de financiación, única e inigualable….¡Benimaclet Entra!

Un icono sexual: Una mezcla entre las voces de Leonard Cohen y Kase O. Aunque la anterior vermutera tenía mucha razón con Matt Dillon en Rebeldes.

Una comida: Los huevos y el queso. En cualquier formato. Con patatas también.

Un bar de València: Propongo un tour: Desayuno largo en La Ola Fresca, pizza en La Bufala, para llevar de Al Paladar, pintxos en El Carabasser, en familia en el Kaf Café, cena y cocktail en La Gramola, vermuts en el Tulsa y chupitos en el Glop.

Una calle de València: La calle Jaca, punto de partida de mi vida en València.

¿Con quién te tomarías un vermut? Con mi abuelo.