Generación LasNaves

Irene Rodrigo

Fotos. Eva M. Rosúa.
Fotos. Eva M. Rosúa.
Nombre: Irene Rodrigo Martínez.
Edad: 25 años.
Lugar de nacimiento: Valencia.
Lugar de residencia: Valencia.Viví en Puzol hasta hace un año.
¿Cómo definirías tu actividad? Hago un programa de televisión, en internet, sobre divulgación literaria.

El audiovisual, las letras y el mundo digital convergen en Generación LasNaves. Irene Rodrigo, periodista, ha acabado uniendo dos mundos, en principio, tan alejados como internet y la literatura. ¿Cómo? Con un programa de televisión, “Léeme”, que difunde vía youtube, con un guión y un acabado final que no tiene nada que envidiar a muchos otros que se emiten en cadenas generalistas. Cada capítulo lo protagoniza un libro, aunque se hablan de muchas más cosas. Uno de los patios de Las Naves es testigo de nuestra charla.

¿Cómo se despertó tu interés por la lectura de pequeña?

Mis padres leían mucho. Recuerdo mi casa, de pequeña, con estanterías con libros. Creo que para mí, vivir eso, fue decisivo, porque leer era algo natural. También me gustaba mucho escribir y una cosa retroalimentaba la otra. A los 13 años, más o menos, tuve una época en la que renegaba de la lectura porque no era muy popular eso de leer libros (risas) Si leías eras un poco friki.

¿Cuáles fueron los primeros libros que te atraparon?

Me gustaba mucho Mafalda. Con solo 5 ó 6 años, mis padres me regalaron el “Todo Mafalda”, que es un tomo enorme, y me lo leía y me gustaba, aunque ahora pienso que no entendería casi nada. Me acuerdo que me preguntaba qué querría decir “burocracia”, el nombre de la tortuguita, pero no importaba no saberlo. No sé si me gustaban los dibujos, Mafalda,… Siendo más mayor, me regalaron “La historia interminable” y fue una de mis lecturas favoritas. Los cómics de “Las 3 mellizas”, Zipi y Zape…

¿Y tu primer recuerdo de ir a una librería?

Me acuerdo perfectamente. Mi madre abrió una cafetería por el centro de Valencia. Mi padre le echaba una mano, así que yo también iba mucho por allí. Pero me aburría un montón. Así que me llevaban a la librería que había al lado, que era la París-Valencia del Parterre, y me dejaban con Ester y con Luisa, que todavía siguen trabajando allí, y yo me quedaba leyendo, (h)ojeando libros, durante dos o tres horas por la tarde. Y siendo más pequeña, esto me lo han contado porque no lo recuerdo, lo mismo, pero en El Corte Inglés.

¿Cuándo decides convertir esa pasión, que te ha seguido acompañando a lo largo de los años, en un programa de televisión?

Coincidieron varios factores. Tenía muchas ganas de hacer algo relacionado con la literatura. Me encantan los libros y ninguno de mis proyectos personales estaba enfocado hacia ellos. Pensé en abrir un blog, pero mi intención era llegar a la gente que no lee mucho o que no le gusta leer, transmitir la pasión por la lectura a no lectores. Obviamente, si no les gusta leer, no iban a leer el blog. Así que no me quedó otra opción que hacer un programa de televisión en internet. El principal problema que le veía a la idea era mi inexperiencia en el medio. El proyecto tardó varios meses en madurar y asentarse en mi cabeza.

¿Tuviste algún programa como referencia?

Sí. “This is Opera”, de La 2. No soy espectadora de ese programa, pero mi madre sí. Yo lo escuchaba y veía casualmente. Un día, mi madre lo estaba viendo con mi hermano, y de repente, este dice que le gustaría ir a la ópera. Me pareció muy fuerte comprobar que funcionaba lo de transmitir una pasión a través de la televisión. Porque si ha convencido a mi hermano, que le gusta la música pero la ópera no, es que funciona de verdad. Fue como un “click”. Y la verdad es que me he inspirado bastante en él, la estructura del programa, hacerlo cercano, entrevistar a la gente por la calle,…

Te desenvuelves muy bien delante de la cámara. ¿Tus estudios de Arte Dramático han tenido algo que ver?

Mientras estudiaba Periodismo, me formé en oratoria. Y doy clases sobre hablar en público y de comunicación ante la cámara. Y en Arte Dramático, todo lo que trabajas tanto a nivel corporal como vocal ha sido muy importante. De hecho fue allí cuando me di cuenta que me gustaba mucho comunicar con la voz.

Irene Rodrigo 02

¿Cómo le explicarías tu programa a alguien que no lo ha visto?

“Léeme” es un programa que trata de acercar los libros a la gente, estableciendo puentes entre los mismos y la vida cotidiana de las personas. Así cuando ven el programa se sientan identificada, ya sea con un tema, con un personaje, con una película relacionada, … y al acabar el mismo tengan ganas de leer el libro en cuestión. O cualquier otro. Todos los libros hablan de nosotros mismos. Lo que hay que hacer es encontrarlo. En definitiva fomentar la lectura.

¿Qué criterio sigues para elegir los libros protagonistas?

Hay un listado de doce títulos, que son los que conformarán la primera temporada. Es una mezcla de libros que me habían gustado mucho y otros que no había leído pero les tenía ganas. Intenté que estuvieran salteados en cuanto a género, dificultad de la comprensión de la lectura, nacionalidad del autor y popularidad de la obra. Por ejemplo, empecé con “Cien años de soledad” porque era importante que el primero fuera un libro más conocido para enganchar a la gente.

¿Cómo elaboras el guión?

Conmigo colabora Nacho Vergara que, además de mi primo, es pintor. Él vive en Madrid y yo aquí y trabajamos a distancia. Mientras leo o releo el libro, voy apuntando tanto datos del mismo como ideas que me surgen. Después viene la labor de documentación yendo a bibliotecas. Es una de las partes que más me gusta. Con toda esa información redacto el guión. Es algo bastante fluido. Una cosa me lleva a la otra. Cuando está terminado se lo paso a Nacho y él me ayuda con las localizaciones, ideas de posibles entrevistados, … Y una vez cerrado todo, ya solo nos queda grabar. Suele ocuparnos una media de dos días y medio. Una vez tengo el material solo me falta editarlo, que también lo hago yo (risas) y suelo tardar un par de días más.

En los programas no desvelas el desenlace del libro, muchas veces es un punto de partida para hablar de muchas otras cosas.

A veces es difícil no hacer spoilers porque hay libros casi imposible de contar de que van sin descubrir nada. En alguna ocasión sí he desvelado cosas, pero porque he pensado que son lo suficientemente conocidas. Por ejemplo, que Platero (de “Platero y yo”) o el coronel Aureliano Buendía (de “Cien años de soledad”) se mueren. La verdad es que no es tan importante. Lo importante viene después. Platero se muere en un párrafo y luego hay tres capítulos más en los que el poeta comparte sus recuerdos del animal.

Al margen del programa propiamente dicho, en la web hay un par de bonus tracks, otras dos secciones, “El diario de lecturas” y “Con un libro y un té”.

“El diario de lecturas” es un resumen de los libros que más me han gustado ese mes, como si fuera un “Léeme” pequeñito. Suelen ser tres libros por entrega y los grabo yo en mi casa hablando a cámara. Y “Con un libro y un té” son entrevistas, sobre todo a gente relacionada con el mundo del libro o de la escritura, sin necesidad de que sean escritores.

¿Qué otros proyectos tienes al margen de “Léeme”?
Por un lado Tecomunicas.com, que engloba, entre otras cosas, mis clases de hablar en público y de comunicación delante de la cámara; y por otro, Somniarte, unos talleres de motivación dirigidos a alumnos de institutos, aunque la palabra motivación no nos gusta a ninguna de las tres integrantes (Sumaya Barber y Núria Agulló son las otras responsables). Les mostramos otras vías de pensamiento a los jóvenes. Las tres cuando acabamos Periodismo no supimos muy bien qué hacer y hemos ido descubriendo que eso sigue pasando, que los jóvenes están muy perdidos. Así que a través de juegos, dinámicas, debates,… les ayudamos a descubrir qué es lo que les gusta hacer, sea lo que sea, y que apuesten por ello, al margen de las trabas que puedan encontrar en su familia, en su entorno o incluso entre el profesorado, que no deben dedicarse a estudiar algo pensando exclusivamente en las salidas o el supuesto prestigio social que tenga.

Sus programas: