Alodia Clemente. Foto: @blaudeprussia.

Alodia Clemente (València, 1981) es librera (Libreria La Rossa).

¿Somos los que leemos?

¡Espero que no, porque a mí me gusta la literatura digamos… “oscurita”! ¡Jajaja! Lo que leemos, lo que elegimos leer y lo que no, lo que disfrutamos y de lo que huimos pasa por el filtro de nuestro gusto y nuestra propia experiencia personal, por lo que un poco sí que cuenta de nosotras.

Un libro de tu infancia:

El petit mussol abandona el niu. Creo que fue el libro que más veces leí cuando empezaba a ligar letras ¡Y La fada pastissera! Unos años más tarde, en séptimo u octavo, ya vino Matèria de Bretanya, de Carmelina Sánchez-Cutillas.

Un libro de tu adolescencia:

Asfixia, de Chuck Palahniuk. El universo Palhaniuk es realmente fascinante y tenerlo tan bien configuardo para que funcione, todo un arte.

Un libro de tu juventud:

Una rubia imponente, de Dorothy Parker es la respuesta más obvia: la lengua afilada y el punto de vista tan ácido de la autora me acompaña siempre, pero también podría comentar Abril rojo, de Santiago Roncagliolo. Como politóloga, el auge y caída de Sendero Luminoso y la detención de Abimael Guzmán es un tema interesantísimo.

Un libro actual:

La sangre de la aurora, de Claudia Salazar Jiménez. Años después, Claudia Salazar le da la réplica femenina y feminista a Abril Rojo. Una novela corta que te corta por dentro.

Un libro de siempre:

Los pazos de Ulloa, de Emilia Pardo Bazán. Nuestra clásica a la que reverenciar como grandísima escritora y feminista. De los pocos (o únicos textos) de autoras que se estudiaban en el colegio. Una injusticia que debe de ser reparada con urgencia.

Un libro por leer:

La muerte del corazón, de Elizabeth Bowen. Tengo una pequeña lista de grandes escritoras no muy conocidas a las que visitar.

Un libro que no pudiste acabar de leer:

Corazón tan blanco, de Javier Marías. Lo he intentado tres veces. La última, llegué a la mitad, me di cuenta de que no me interesaba nada de lo que les pasara a los personajes y lo cerré. Y hasta el día de hoy. Hay demasiados libros por leer como para atascarse con uno.

Un libro que te gustaría haber escrito:

Cualquiera de la bibliografía de Marta Sanz.

Un libro que te gustaría que existiera:

Me gustaría más tener el tiempo infinito para poder leer todo lo escrito (y todo lo que se vaya a escribir).

3 cosas que te gustan más que leer:

¿Perdón? No es comparable, pero me interesa muchísimo la música, el cine y el arte. Suena a tópico pero es verdad. Es muy fácil encontrarme en museos, galerías, salas de conciertos o filmotecas y festivales.