Iolanda Muñoz. Foto: Alessandro Lourenço.

Iolanda Muñoz es actriz, dobladora y locutora. También tiene una faceta docente en su propia escuela de teatro, Ennaespai. Debutó en la serie A flor de pell, de Canal 9, en 1996. Desde entonces, ha trabajado para Teatres de la Generalitat, Arden Producciones, À Punt, Companyia Teatre Micalet… Acaba de dejar la presidencia de la AAPV (Sindicat d’Actors i Actrius Professionals Valencians). La semana pasada se le pudo ver en el escenario de la Sala Russafa como Threesome. Hoy, en Verlanga, comparte la columna vertebral de su yo creativo, su ABCD:

A

Anna Lizarán

La ví en el Teatre Lliure en marzo de 1999, junto a Eduard Fernández, Marc Martínez y Francesc Orella en Tot Esperant Godot, dirigidos por Lluis Pascual. En 1995 había iniciado mis estudios de Arte Dramático en la ESAD (Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia), pero no había decidido ser actriz, solo creía haberlo decidido. Ese día, en esa butaca del Teatre Lliure, ella, Anna Lizarán, hizo que decidiera de verdad que, fuese de la manera que fuese, la interpretación siempre me acompañaría. Ella y Eduard Fernández en concreto, porque eran quienes interpretaban los papeles protagonistas, nos hicieron vibrar, más de 12.000 personas pasaron por el Teatre Llire para ver, el que se convertiría, en uno de sus montajes más emblemáticos.

Yo no había visto nada igual antes, es verdad que era joven , tampoco me había dado tiempo a ver muchas cosas. Pero tampoco he visto nada igual después. Hay muchas actrices que me fascinan, Meryl Streep, Carmen Maura, Blanca Portillo, Vicky Peña, pero lo que hizo Anna en este montaje fue mágico. No quería que acabara la función, deseaba permanecer cerca de ella, creó un magnetismo brutal, al menos conmigo fue así.

B

Barcelona

Puede que tenga que ver con estar fuera de mi hábitat, de mi ciudad, pero el tiempo que pasé en Barcelona lo exprimí al máximo y me acompaña en mi camino como actriz todavía. Las clases con Tamzin Towzend, David Planas y Mercé Lleixà eran oro liquido para mí, estaba deseosa de aprender, de ofrecer mi energía como intérprete, fue muy bonito. Solo tenía 23 años, estaba despegando como actriz. Y en junio, volví a València a pasar el verano con la intención de volver en septiembre. Tamzin predijo “tú vas a trabajar como actriz ya mismo”. Y así fue. En julio me seleccionaron para La Ruleta Rusa en la Companyia Teatre Micalet, con la que he trabajado en varios montajes y a los que considero mi primera familia teatral.

C

Casa

Mi centro, mis hijas, mis padres, mis primos, mi entorno, mi pareja, mis amigos, ellos y ellas son mi referente. Soy muy poco mitómana y bastante terrenal. Por supuesto, me encanta nutrirme, veo cine, series sobre todo y todo el teatro que puedo, pero mis amigos y mi familia ocupan gran parte de mi vida. Y me nutro de ellos. Además, quiero que así sea, quiero ofrecer vida al escenario, quiero que mi trabajo como actriz se nutra de la vida misma. Me encanta compartir mi casa con amigos y familia, soy bastante mediterránea para eso, jajaja… hago paellas, comilonas y mis amigos dicen que soy una gran anfitriona. Ese papel parece que me sale bien.

D

Diez

Diez artistas o compañías referentes para mí en España y con los que me gustaría trabajar, en el escenario o en la sala de ensayos:

1- Victor Sánchez, por su riqueza a la hora de crear personajes y conducirlos en la escena, por saber crear verdad.

2- Carles Alfaro, por su trabajo tan exhaustivo para entender el porqué de cada personaje.

3- Pérez&Disla, por su capacidad de sorprender y después cautivar.

4- La Teta Calva, porque son capaces de crear una atmósfera genuina, rara y alejada de quien yo soy, y eso me estimula mucho.

5- Cia. Teatre Albuit: La fundamos en 2010 Carles Chiner, Marta Chiner, Verónica Andrés y yo misma para estrenar En Conserva, un texto de Carles Chiner dirigido por Manuel Maestro, basado en la historia de nuestras familias. En el legado que nos pasaron las mujeres de nuestros antepasados. De repente, nuestro yo familiar se puso encima de la mesa mezclado con café, cervezas, vino y tés y nos dimos cuenta que compartíamos algo muy íntimo. Porque trabajar con amigos no es trabajar, es otra cosa mucho mejor y porque todos y cada uno de ellos son grandes artistas, generosos y divertidos. Sé que volveremos a emprender algo de nuevo.

6- Mi amiga Núria Garcia, porque crecimos juntas en la ESAD y solo hemos compartido un montaje. Ahora está ejerciendo uno de los papeles más complicados que le presentará su carrera, el de madre, y sobre todo actúa en el teatro más exigente, la propia casa, pero sé que la vida nos regalará compartir tablas en algún momento.

7- Icíar Bollaín, por su compromiso con la vida y por cómo lo cuenta. La sigo desde Tierra y Libertad, de Ken Loach, en la que estuvo como actriz, y desde entonces me encanta su trabajo, sobretodo, como directora y guionista.

8- Javier Bardem, porque me parece uno de los mejores actores del cine español, porque me encantaría charlar con él de cómo prepara cada personaje, sé que es muy meticuloso, y eso me atrae mucho.

9- Eduard Fernández, para que me cuente cómo fueron los ensayos de Tot Esperant Godot y porque el trabajo que hizo en En la Ciudad y en Una pistola en cada mano me parece una maravilla.

10- Y, por último, Jerónimo Cornelles, porque lo teníamos pendiente y por fin ocurrió, y por partida doble. Después de mucho tiempo sin pisar un escenario, a causa de la crianza de mis hijas, él me ha dado la mano para que vuelva, este está siendo un momento importante para mí y tengo que agradecerle su confianza por partida doble.