“Tereza37” (Danilo Serbedzija).

Un festival sin espectadores no es nada. La Mostra puede presumir de su público. No es extraño ver por la mañana que alguien saqca entradas para los cuatro pases diarios. O una tertulia improvisada que se forma antes de la primera sesión en la que varias personas intercambian pareceres sobre los films que vieron el día anterior. En tiempos como los actuales, en los que esa parte más social del certamen ha desaparecido por seguridad, reconforta comprobar el poder y la importancia que tiene el cine para la gente.

El croata Danilo Serbedzija bien lo sabe, porque desde pequeño lo tuvo presente en su vida. Es hijo del popular actor Rade Serbedzija, fijo además en sus películas. En todas menos en Tereza37, que ayer se pudo ver en la Mostra dentro de la Sección Oficial. Teresa tiene 37 años, ha sufrido varios abortos, vive con la presión social de quedarse embarazada, y un marido hiératico. Teresa es la actriz Lana Baric, que también firma el guión. Un libreto que juega con brillantez con la dificultad de la protagonista para mostrar sus emociones. “No es perfecta”, la definió Serbedzija en rueda de prensa, “es como cualquier otra persona”. Y es básico aceptar eso para disfutar de la cinta. El film bascula en torno a ese personaje del título, pero sin juzgar en ningún momento sus acciones. Tampoco las del resto. Baric realiza un trabajo magistral ajustándose a la montaña rusa emocional por la que pasa Teresa, de experiencias terribles y traumáticas al atisbo de felicidad que aparece cuando canta Felicità, el clásico de Al Bano y Romina Power.

Kala Azar fue la otra película de la Sección Oficial que se estrenó ayer. Su directora, Janis Rafa, no pudo estar presente, pero mandó un vídeo que se proyectó antes del film y en el que destacaba la importancia de las líneas circulares de la vida en la que es su ópera prima. Rafa plasma su experiencia en el mundo del videoarte en la película renunciando a una narración lineal. La cinta cuenta la historia de una pareja que trabaja en un crematorio para mascotas. Y es, precisamente, ese rasgo circular al que hacía mención su directora lo más interesante de la película, porque acaba generando varias películas en una, protagonizadas por secundarios de los que apenas dibuja unos rasgos, pero que despiertan en el espectador la necesidad de imaginar y completar sus historias.

Dos películas valencianas tuvieron ayer protagonismo en la Mostra. Por un lado, el documental Camagroga, de Alfonso Amador, dentro de la Sección Informativa. Una muy interesante película que nos acerca al cultivo de la chufa. Amador opta por no intervenir en lo que graba (no hay voz en off, durante los primeros cinco minutos no habla nadie, apenas se intuye o se ve su presencia en dos momentos muy concretos), derribando cualquier barrera posible entre lo que capta la cámara y el espectador. Y así sucede, que no solo se asiste a todas las fases de cultivo, sino también a aquellos momentos en los que no trabajan los labradores, como cuando almuerzan, fuman o descansan, recibiendo, con acierto, la misma importancia narrativa. Lo que permite tener un relato absolutamente completo de lo que se cuenta.

Un Cercle en l’Aigua se pudo ver dentro de las sesiones especiales del festival. Un film con trazas de “thriller histórico protagonizado por Shakespeare y Cristopher Marlowe”. Su director, Vicent Monsonís, contó hace unos días en Verlanga lo que es y lo que no es su película. Entre lo apuntado en el primer apartado, destacaba que el film era “una apuesta por el cine y el talento valenciano: un largometraje rodado en localidades valencianas y en lengua valenciana que nos traslada al siglo XVI isabelino sin complejos y con una fidelidad histórica de calidad encomiable”. Virtudes que se reconocen en su visionado, en una producción valiente que no escatima en exteriores, una acertada realización que elude ser una mera filmación de la obra de teatro en la que se basa (La Estancia, escrita por Chema Cardeña) y unos actores que contradicen al mismísismo William Shakespeare cuando dice en la cinta que un actor es un títere al servicio del autor.

 

“Tereza37” puede verse el miércoles 28 (20h).
“Camagroga” puede verse el jueves 29 de octubre (20h)

 

La Mostra en Verlanga:

Mostra Día 3. Contar lo que no se cuenta

Mostra Día 2. ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?

Mostra Día 1. Celebremos las buenas noticias

Guía exprés de la Mostra

The Mystery of the Pink Flamingo, a la felicidad por lo kitsch

Estas son las películas de la Sección Oficial de la Mostra de València

Las 7 películas de Maria de Medeiros que se verán en la Mostra

València-Argelia, tan lejos, tan cerca

Marina Abramović en la Mostra

Makridis vuela solo

El conflicto vasco en la Mostra

Lo que es y lo que no es “Un Cercle en l’Aigua”